Prevención de la gripe

Si no tomamos las precauciones adecuadas, las probabilidades son que hasta uno de cada cinco de nosotros va a coger la gripe en cualquier temporada de gripe.

Prevención de la gripe

Para la mayoría de nosotros, tener la gripe significa sufrir en casa durante una semana o dos y luego hacer de tripas corazón para salir fuera de la cama para seguir adelante con nuestras vidas como de costumbre. Sin embargo, la influenza puede ser grave, incluso mortal, especialmente para cualquier persona con una condición de salud como asma, enfermedades del corazón , la diabetes o un sistema inmunológico debilitado. Dependiendo de la severidad de la temporada de influenza, entre 3.000 y 49.000 personas mueren de gripe cada año.

Antes de que la influenza pueda noquearte, puedes dar el primer golpe. Aquí están las estrategias para ayudarte a evitar los gérmenes de la gripe.

Vacúnate contra la gripe: Los expertos dicen que la mejor manera de evitar la gripe es vacunarse tan pronto como la vacuna esté disponible en tu zona. El momento ideal para ponerte la vacuna contra la gripe es a principios del otoño. Pero en cualquier momento durante el invierno está bien.

La vacuna está diseñada para protegernos contra las cepas de influenza que los expertos en salud creen que serán más difundidas cada temporada, incluyendo el H1N1 de "gripe porcina", si circula actualmente.

Hay dos tipos de vacunas contra la gripe disponibles:

  • La inyección normal contra la influenza contiene un virus muerto. Está aprobada para personas desde los 6 meses de edad y mayores.
  • El spray nasal, conocido como FluMist, contiene una forma viva pero debilitada del virus. Está aprobado para cualquier persona entre las edades de 2 y 49 años que estén sanas y no embarazadas.

No trates de poner excusas para saltarte la vacuna contra la gripe. Puedes tener el brazo un poco dolorido al día siguiente y te puedes sentir un poco chafado o experimentar algunas décimas de fiebre. Pero no se puede contraer la influenza de la vacuna, ya que contiene una forma debilitada o muerta del virus.

Construye una barrera contra los gérmenes: El virus de la gripe se transmite fácilmente de una persona a otra. Por lo tanto, te puedes contagiar en cualquier momento cuando una persona enferma estornuda o tose cerca tuyo. Cuando eso sucede, la persona envía una pulverización de gotitas cargadas de virus directamente a tu boca abierta o nariz.

O bien, puedes contraer el virus de la influenza al tocar superficies, como la mesa de un restaurante en la que una persona enferma comió antes. Los gérmenes de la influenza pueden permanecer en superficies hasta ocho horas.

Al tocar una superficie contaminada y luego poner tus manos sobre tus ojos, nariz o boca, los dedos transportan los gérmenes directamente a tu cuerpo.

Puedes tratar de evitar a las personas enfermas, pero eso no siempre es fácil de hacer, especialmente cuando estás en lugares cerrados como cines y centros comerciales. Si no puedes mantenerte alejado de los virus, por lo menos ten una buena higiene para crear una barrera contra los gérmenes de la influenza.

Medidas de prevención de la gripe

Estos son algunos consejos de higiene importantes que puedes utilizar para no infectarte:

  • Lávate las manos con agua tibia y jabón cada vez que te dan la mano o tocas una superficie que podría estar cubierta de gérmenes.
  • Lleva contigo un desinfectante de manos a base de alcohol para casos en los que no tienes un fregadero disponible.
  • Lleva contigo toallitas desinfectantes para limpiar las superficies que estás a punto de tocar.
  • Ten mucho cuidado de no tocarte la boca, los ojos o la nariz sin haberte lavado las manos primero.
  • Compartir es maravilloso, pero no durante la temporada de influenza. Sé tacaño con tus utensilios, platos, vasos, y todo lo que tocas con la boca. Lava los platos y los utensilios utilizados en el lavavajillas o en el fregadero con agua caliente y jabón.

Mantente saludable. Si quieres que tu sistema inmunológico esté en buena forma para luchar contra la influenza y otros gérmenes, necesitas mantenerte saludable. Toma las siguientes medidas:

  • Lleva una dieta equilibrada.
  • Haz ejercicio por lo menos cuatro días a la semana.
  • Duerme al menos de siete a nueve horas por la noche.

Todo esto le dará a tu cuerpo la fuerza que necesita para defenderse de un ataque de influenza inminente.

Deja de fumar: Además de todo lo que el fumar le hace a tu cuerpo, desde el aumento del riesgo de cáncer a las prematuras arrugas, también podría hacerte más susceptible a la gripe.

Hay evidencia de que los fumadores tienen más infecciones de influenza que los no fumadores. Cuando enferman, los fumadores tienden a tener una infección más grave y un mayor riesgo de morir a causa de la influenza.

Cómo protegerte contra la influenza es una razón más para hablar con tu médico acerca de cómo dejar de fumar.

Toma tu medicina: Todos estos pasos deben mantenerte bastante bien preparado contra la influenza. Sin embargo, incluso la mejor defensa no es perfecta.

En caso de que enfermes, pregúntale a tu médico acerca de los medicamentos antivirales como el oseltamivir (Tamiflu) y el zanamivir (Relenza). Ellos pueden ayudarte a sentirte mejor más rápidamente. Pero hay que tomarlos dentro de los primeros dos días de haberte enfermado.

Si al final no te libras de la gripe este año, sé considerado. La influenza es contagiosa durante una semana después de que hayas enfermado. No compartas los gérmenes con tus amigos, familiares y compañeros de trabajo.

Sigue estos consejos para prevenir que la influenza se propague a los demás:

  • Quédate en casa hasta que te sientas mejor y hasta que la fiebre haya desaparecido (sin la ayuda de la medicina) durante al menos 24 horas.
  • Cada vez que estornudes, tápate con el codo, no con la mano, ya que es más fácil pasar los virus a otras superficies.
  • Después de sonarte la nariz, tira los pañuelos usados. No los deje por ahí para que alguien pueda contagiarse por contacto con ellos.