La gripe en los adultos mayores

Los adultos mayores y las personas con enfermedades crónicas están en mayor riesgo de problemas asociados con la temporada de la gripe.

De todos los grupos de edad, las personas mayores de 84 años tienen el mayor riesgo de morir a causa de complicaciones de la influenza estacional, los mayores de edad de 74 están en el segundo grupo de riesgo más alto de complicaciones de la gripe. Los niños de 4 años o menos tienen el tercer nivel de riesgo más alto de desarrollar problemas con la influenza estacional.

La gripe en los adultos mayores

¿Cómo pueden saber los adultos mayores si tienen la gripe?

Los síntomas de la influenza en adultos mayores, ya sea causada por los virus de la influenza estacional más típicos o por el virus de la influenza porcina, son más o menos los mismas que en otros grupos de edad. Pueden incluir:

  • Fiebre (habitual).
  • dolor de cabeza (común).
  • cansancio y fatiga (puede durar dos o tres semanas).
  • Agotamiento extremo (habitual en el inicio de los síntomas de la gripe).
  • Dolor general (en ocasiones dolores severos).
  • Malestar en el pecho y tos (común y puede llegar a ser grave).
  • Dolor de garganta (a veces).
  • Secreción o congestión nasal (a veces).

¿Los adultos mayores pueden tener problemas gastrointestinales con la gripe?

Aunque es más común en los niños, los adultos mayores a veces sufren síntomas estomacales, como náuseas, vómitos y diarreas cuando tienen la influenza. Estos síntomas parecen ser más comunes con la gripe porcina.

¿Qué complicaciones de la influenza deben vigilar los adultos mayores?

Las complicaciones de la gripe en los ancianos pueden incluir:

  • Neumonía.
  • Deshidratación.
  • Empeoramiento de enfermedades crónicas, incluyendo enfermedades pulmonares como el asma y el enfisema y las Enfermedades cardíacas.

Es importante que consultes a tu médico de inmediato si tienes cualquiera de estas complicaciones de la gripe. Cuanto antes comiences el tratamiento médico, más rápido se pueden mejorar los síntomas más graves.

La gripe en ancianos

¿Cómo pueden prevenir la gripe los adultos mayores?

La mejor manera de prevenir la influenza estacional es conseguir una vacuna contra la gripe anual. Vacunarse contra la influenza estacional es una idea muy inteligente. Reduce la hospitalización en un 70% y la muerte en un 85% entre los adultos mayores que no viven en hogares de ancianos, según el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento. Entre los residentes de hogares de ancianos, la vacuna contra la gripe hace lo siguiente:

  • Reduce el riesgo de hospitalización en un 50%.
  • Reduce el riesgo de neumonía en un 60%.
  • Reduce el riesgo de muerte en un 75% a 80%.

Ten en cuenta que los virus de la influenza estacional cambian cada año, por lo que los adultos mayores necesitan ponerse una nueva vacuna contra la influenza cada otoño.

El CDC recomienda que los adultos mayores y de la tercera edad reciban una vacuna antineumocócica una sola vez. La vacuna antineumocócica ayuda a prevenir la neumonía bacteriana en los adultos mayores. Esta vacuna se puede administrar al mismo tiempo que la vacuna contra la gripe.

¿Los adultos mayores pueden utilizar el Spray nasal como vacuna contra la gripe?

El FluMist es una vacuna contra la gripe en aerosol nasal que contiene un virus vivo de la influenza. El FluMist no se recomienda para los adultos mayores de 49 años de edad.

¿Cómo se trata la gripe en los adultos mayores?

Las personas mayores deben contactar con su médico si desarrollan síntomas de influenza. Una evaluación médica puede ser necesaria para evaluar las complicaciones y el tratamiento. Los medicamentos antivirales (Relenza, Tamiflu) pueden ser prescritos.

Otras recomendaciones para el tratamiento de la influenza los síntomas en los adultos mayores incluyen:

  • Descansar lo suficiente.
  • Beber abundante líquido.